Mountain View

La historia de Sailor Jerry (1911-1973)

Aclamado como el padre del estilo tradicional, Sailor Jerry vivió una vida definida por su arte y sus fuertes creencias personales

Considerado por muchos colegas como el tatuador más importante de todos los tiempos, Norman Keith Collins, más conocido como Sailor Jerry, es uno de los maestros y máximos exponentes de los tatuajes de estilo tradicional americano. Tatuadores de la época afirman que no hay tatuador que haya hecho más por este antiguo arte que Jerry.

Los tatuajes de estilo tradicional tienen origen en el estilo que se formalizó alrededor de la primera guerra mundial, gracias a la popularidad adquirida entre las fuerzas armadas, especialmente los marineros. Los motivos clásicos de este estilo florecieron de los motivos del tatuaje japonés, irezumi, cuando a finales del siglo 19, la gente rica y bien relacionada de Europa y América podían permitirse viajar al país nipón justo después de que Japón abriera sus puertas después de cientos de años de reclusión, conocido como Sakoku. Estos ricos occidentales solían tatuarse a modo de souvenir. A principios del siglo XX los tatuajes ya se habían popularizado entre las fuerzas armadas, y empezaron a abrirse los primeros salones de tatuaje, y es aquí de donde origina el estilo de Jerry.

Jerry se ha hecho mundialmente famoso por sus icónicos diseños, los cuales continúan inspirando e influenciando la cultura del tatuaje hasta el día de hoy. Repasamos la vida de uno de los tatuadores más influyentes de todos los tiempos.

1911-1927, Un joven rebelde

Keith 'Sailor Jerry' Collins nació en 1911 en Reno, Nevada, aunque pasó su infancia en los alrededores de Ukiah, en el norte de California. Era una época próxima al cambio de siglo y que bordeaba con el viejo oeste. A los 10 años, su padre le apodó "Jerry" después de que notara una disposición similar entre el joven alborotador y la irascible mula que poseía su familia.

Pero Norman no se quedaría en California por mucho tiempo. Se marchó de casa durante la adolescencia, abordando ilegalmente los trenes de carga y haciendo autostop a lo largo del país, siguiendo el camino de otras tantas personas que estaban cansadas de perseguir el ideal del Sueño Americano que estaba omnipresente en ese momento. Fue durante este tiempo que descubrió por primera vez el arte del tatuaje punto a punto de la mano de un hombre llamado "Big Mike" de Palmer, Alaska. Comenzó a practicar con cualquier herramienta que tuviera a mano, fabricando sus propias agujas, y haciéndolo en la piel de vagabundos que estuvieran dispuestos a dejarse tatuar a cambio de vino barato.

1927-1930, Aprendiendo a tatuar con los muertos

Eventualmente, Collins aterrizó en la bulliciosa metrópoli que era la ciudad de Chicago de finales de los años 20, hogar por aquel entonces de Al Capone. Después de la primera guerra mundial (1914-1918), las tiendas de tatuaje se habían popularizado entre los marineros. La introducción de la máquina de tatuar hizo que los precios bajaran, y probablemente ayudó a que los tatuajes se convirtieran en algo que la clase trabajadora se podía permitir.

Allí conoció en 1927 a su mentor, Gib "Tatts" Thomas, quien le enseñó a cómo usar una máquina de tatuar en los cadáveres de la morgue, gracias a un amigo de Gib trabaja en el turno de noche y les permitía practicar. A lo largo de la enseñanza, era habitual que los mentores gastaran bromas a los aprendices, y cuenta la historia que Thomas, cuando vio que Collins ya estaba preparado para practicar el tatuaje con máquina sobre piel real, llevó por primera vez a Jerry a la morgue durante el turno de la noche. Una vez allí, le dejaron en una habitación con un cadáver tumbado en una mesa y tapado con una tela. Después de preparar todo, Collins levantó la sábana para empezar a tatuar, y el supuesto cadáver, que en realidad era un trabajador de la morgue, se incorporó gritando, dando un terrible susto al joven aprendiz, para deleite de los allí presentes.

Chicago era una ciudad con bases militares, y es allí donde Collins solía tatuar a los cadetes de la academia naval de los grandes lagos. Después de 3 años tatuando a marineros e influenciado por estos mismos, decidió alistarse a la marina en 1930, a los 19 años de edad. Es aquí donde se añadiría 'Sailor' a su apodo. Es en esta etapa donde desarrolla un gran amor con todo lo relacionado con la vida de marinero.

El tiempo de Jerry en el mar se convirtió en la influencia abrumadora de su vida. Disfrutó la camaradería de la Marina, y las antiguas tradiciones marineras se convirtieron en temática que utilizó en su trabajo hasta su muerte. Más importante aún, la Armada llevó a Jerry a través del Pacífico a China y Japón, un viaje que extendió su interés de por vida en el arte y la cultura asiática. Fue enviado a varios puertos de Asia antes de aterrizar en Hawai a principios de los años treinta. Las islas tropicales parecían hechas a medida del joven Jerry. El flujo constante de marineros a través de los puertos lo mantuvo conectado a su amada Marina, mientras que el bullicioso Chinatown de Honolulu alimentó su fascinación por la cultura asiática. Jerry hizo de Hawaii su hogar.

1930-1942, Hawaii y la segunda guerra mundial

Jerry se afincó en Honolulu y trabajó como tatuador. Descubrió que el área local de Chinatown era un lugar perfecto para instalarse, ya que los marineros que iban y venían del puerto local se movían por la zona de los bares y clubes burlescos de la zona.

Allí continuó trabajando como tatuador hasta 1941, año en el que los japoneses bombardearon Pearl Harbor. Este evento afectó profundamente a Jerry como residente de Hawai, feroz patriota y ex miembro de la Marina. Quiso volver a alistarse, pero no pasó el examen médico, por lo que se inscribió en la marina mercante, y pasó gran parte de la Segunda Guerra Mundial navegando en las peligrosas aguas japonesas entregando suministros a diferentes bases navales y del ejército. Llegó a sobrevivir a tres ataques que sufrieron sus barcos.

Mountain View

Nueva tienda en Honolulu

Entre viaje y viaje, Jerry montó una nueva tienda de tatuajes en el barrio chino de Honolulu con un tatuador local de origen chino llamado Tom. Llamaron a la tienda “Tom and Jerry”. Atendieron a los muchos marineros y soldados que por aquella época hacían de Pearl Harbor su hogar. Y no solo ofrecieron tatuajes a su clientela militar, sino que también montaron un fotomatón con una cabaña de paja y una hula (interpretada por la esposa china de Tom) donde los alistados podían hacerse una foto de recuerdo de su tiempo en Hawai.

En su regreso, Norman se encontró con que Tom y su mujer habían cerrado la tienda y se habían marchado, y con una isla que no era el paraíso tropical en el que él había vivido. Hawaii estaba camino de convertirse en un estado de pleno derecho y estaba lleno de marineros, soldados y turistas.

Reabrió la tienda, pero no duró mucho. Jerry era muy patriota, y probablemente hoy en día sería conocido como un conservador libertario de derechas, por lo que discrepaba con muchas medidas del gobierno. Consideraba a la IRS como un enemigo que se inmiscuía en sus asuntos, y se negó a pagar impuestos por el arte que creó. Cerró su tienda y siguió tatuando en la clandestinidad.

Años de ostracismo

La terquedad fue el núcleo de la leyenda de Sailor Jerry, no hay mas que recordad que su padre le nombró Jerry porque era terco como la mula que tenían en la familia, y en estos años de terca protesta contra el gobierno, dejó de hacer tatuajes de manera legal durante casi una década. Se dedicó a trabajar en los astilleros locales, así como a dar paseos en bote a los excursionistas que querían conocer Pearl Harbor. Pero clandestinamente, Jerry continuó tatuando a los que sabían cómo buscarlo. A menudo, después de un largo día de trabajo, tenía que escabullirse por la escalera trasera de su apartamento para evitar encontrarse con esos clientes en busca de sus tatuajes.

Finalmente, en 1960, fue convencido de volver al negocio por Bob Palm, un tatuador californiano que se había afincado en Hawaii y con el que abrió una tienda en 1033 de Smith Street, Hotel Street. Desafortunadamente, la asociación no duró mucho. Hawaii era un lugar muy diferente en ese momento y Bob, homosexual, fue escoltado fuera de la isla por los militares bajo "acusaciones inmorales".

Jerry era feliz viviendo una vida aislada en Hawai, donde su principal clientela era el joven personal militar estacionado allí. Era un artista prolífico del tatuaje, que trabajaba sin parar durante los días de pago de los militares en su pequeña tienda de Chinatown. Cuando el negocio militar desaceleraba entre los días de pago, Jerry tatuaba a los lugareños, concentrándose en las mujeres jóvenes de las islas. Sí, también fue el primer tatuador en comercializar tatuajes para mujeres, a los que llamó “Feminigraphics, lo último en delicados tatuajes femeninos.”

Irónicamente, fue en esta etapa cuando Jerry fue influenciado por la cultura japonesa y los tatuadores más competentes de la época: los maestros japoneses conocidos como "Horis", con los que se carteaba para aprender más sobre el estilo asiático. Lo hacía gracias a la correspondencia facilitada por un hombre de negocios de Tokio, el Sr. Kida, quien visitaba con frecuencia tanto Hawaii como Pinky Yun en Hong Kong. Jerry intercambió secretos de tatuajes de valor incalculable con los estimados maestros del tatuaje Horiyoshi II y Kazuo Oguri. Jerry incorporó técnicas japonesas avanzadas, como el sombreado en agua y la perspectiva de fondo en su trabajo. Los resultados sorprendieron y revolucionaron al mundo del tatuaje de los años 60. Creó su propio estilo al que llamó "Horimono", una adaptación de los motivos tradicionales americanos al estilo japonés, casando imágenes japonesas y americanas en un estilo propio. Esto también provocó que se le viera frustrado continuamente por otros artistas que copiaban su trabajo, hasta el punto de llegar a negarse a tatuar a clientes que tenían trabajos de tatuadores que no respetaba. Según sus propias palabras, "Es la vieja historia de siempre, nosotros realizamos trabajos artístico y aumentamos la demanda y los holgazanes la cobran. Y lo peor es que la mayoría de las personas son tan ciegas estéticamente hablando que no aprecian la diferencia..."

Los maestros japoneses no fueron los únicos tatuadores con los que Jerry se relacionó durante este período. Jerry opinaba que era importante con quién te alineabas, ya que sentía que el tatuaje era algo secreto, algo que proteger. Se unió contra los "artistas de la sarna" o aquellos tatuadores que buscaban la atención de los medios, razón por la cual odiaba al famoso artista Bert Grimm, así como a las generaciones que lo siguieron, como Lyle Tuttle. Regularmente intercambiaba cartas con artistas que respetaba de todo el mundo; hombres como Brooklyn Joe Lieber, Owen Jensen, Paul Rogers, el tatuador australiano Long Andy Libarry y su antiguo mentor Tatts Thomas. Los tatuadores de la generación posterior como Mike Malone y Zeke Owen también se correspondían con Jerry. En un lugar privilegiado de esta figuraba un joven artista californiano llamado Don "Ed" Hardy. Los dos artistas llegaron a intercambiarse cartas casi a diario para discutir de todo, desde filosofía oriental hasta política, y Jerry le reveló sus secretos mejor guardados sobre el tatuaje. Los dos hombres eventualmente planearon abrir una tienda de tatuajes en Hawaii, al que llamarían The Mid Pacific Tattoo Institute.

En 1972, Jerry invitó a un pequeño círculo de artistas del tatuaje a Hawaii, en lo que algunos consideran fue el primer evento internacional del tatuaje. Hardy, Malone, Shanghai Kate, la aprendiz de Sailor Jerry, Des Connely de Australia y el japonés Oguri. Fue durante esta mini convención que Oguri invitó a Hardy a mudarse a Japón, matando efectivamente la idea de Jerry de abrir una tienda de tatuajes con su protegido.

Aunque hoy en día hay quien piensa que Sailor Jerry es una especie de personaje ficticio, Jerry era marinero de verdad, una persona real. Tatuar fuera uno de los pilares de su vida, y como ya hemos mencionado creó su propio estilo de tatuajes, pero Jerry era un auténtico polímata, y perseguía cada uno de sus hobbies hasta alcanzar el nivel profesional. A lo largo de su vida también trabajó como capitán de una goleta que recorría Hawai, tuvo su propio programa de radio en el que se hacía llamar "Old Ironsides" en KRTG, durante el cual alternó entre comentarios políticos y la lectura de su propia poesía y tocó el saxo en una banda de jazz. Condujo una Harley Davidson con sidecar de color azul claro hasta el final de sus días. Aprendió por su cuenta el oficio de electricista, lo cuál le permitió mejorar e innovar en las fuentes de alimentación y las máquinas de tatuaje. Y no fue su única innovación dentro del mundo del tatuaje, ya que también inventó la configuración magnum de la agujas para que la piel se traumatizara menos, y amplió la paleta de colores ampliamente, consiguiendo colores como el morado que nadie había podido conseguir hasta entonces. Y lo que es más importante, encabezó la introducción de productos de un solo uso y la esterilización de estilo hospitalario en el negocio, con el objetivo de evitar la propagación de patógenos de transmisión sanguínea en las tiendas de tatuajes. Sin duda alguna, todos los que hoy se dedican al mundo del tatuaje están en deuda con él.

Su legado

Sailor Jerry murió el 12 de junio de 1973, y sus instrucciones fueron muy precisas: quería que su tienda fuera traspasada a sus protegidos, Don Ed Hardy, Zeke Owen o Mike "Rollo Banks" Malone. Si ninguno de los tres se hacía cargo de la tienda, dejó instrucciones para que quemaran el negocio. Ed se encontraba en Japón aprendiendo de Hori Oguri, y Zeke tenía su propia tienda, por lo que fue Rollo Banks junto con su pareja de entonces, Shanghai Kate, tomaron posesión de la tienda y todo lo que contenía a cambio de $20000. Lo renombraron China Sea Tattoo, y Mike lo administró durante casi 25 años.

Desde entonces, han pasado una serie de acontecimientos polémicos que han provocado que botellas de ron, ropa y muchos otros artículos lleven la imagen de Sailor Jerry. Según la gente que le conocía, Jerry debe de estar revolcándose en su tumba al ver su imagen tan explotada. Puedes leer este artículo para saber más sobre este tema.

Norman está enterrado en la tumba 124/Sección T del Cementerio Nacional Memorial del Pacífico, en Honolulu, un cementerio que se encuentra ubicado en un cráter de un volcán extinto de la isla.

Los diseños flash de Jerry siguen siendo muy populares en las tiendas de tatuajes de todo el mundo.

Mountain View
filtrar
close
filtrar porchevron_right
Estilochevron_right
Parte del cuerpochevron_right
Tamañochevron_right
chevron_left volver