Los delicados tatuajes de Mariló Alonso

En esta entrevista la tatuadora afincada en Girona y una de las 100 primeras artistas en utilizar nuestra plataforma, nos habla sobre su trabajo y el sector

Es habitual encontrarte con gente que después de estudiar una larga y dura carrera no ven nada claro su futuro profesional. Los tiempos cambian, las personas también, y por suerte o por desgracia el camino elegido ya no resulta tan atractivo. Esto es precisamente lo que le pasó a esta catalana, que desde 2016 se dedica plenamente a la ilustración y al tatuaje. Y el poder vivir haciendo lo que más le gusta le hace muy feliz. Tal vez sea ese el secreto de su éxito.

¿Cómo conociste el mundo del tatuaje y cómo decides dedicarte a ello?

Yo he dibujado toda mi vida​. Aunque acabé estudiando Ingeniería de ​O​bras ​P​úblicas​, es decir, una carrera muy alejada del mundo del arte, siempre he soñado con poder vivir de la creación artística. Cuando acabé la carrera estuve un año intentando encontrar unos estudios que me permitieron explotar mi vena artística​:​ hice un máster en moda y visual ​merchandaising. ​Fue un momento en el que andaba bastante perdida y no fue hasta que, por casualidades de la vida​,​ mi novio me dijo que tenía una máquina de tatuar que había comprado​ ​hacía años para probar​. Entonces me anim​é​ ​a ​hacer mi primer tatuaje en una piel sintética. Me gustó mucho y me quedó bastante aceptable para ser el primero​. A partir de ahí surgió la idea de que la manera ​para explotar mi vena artística podía ser haciendo tatuajes. Así que empecé a practicar en casa y como se me dio bastante bien desde el principio me agarré a ello.

Detalle de un tatuaje de una rosa en el hombro © Mariló Alonso

Hay un debate abierto en el sector en cuanto al aprendizaje se refiere. El sector más tradicional defiende los 'apprenticeships', pero al ser difícil encontrar mentor, cada día son más los que aprenden por su cuenta gracias principalmente a toda la información que hay en la red. ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Has echado en falta un aprendizaje?

Creo que este es un tema que vivimos muy de cerca todos los tatuadores, sobre todo los jóvenes. Es cierto que es muy difícil encontrar un mentor. Quizá sea porque hay cierto miedo en crear tu propia competencia... Al principio deseaba encontrar a alguien que me enseñase, porque tener a alguien que te corrige y te enseña te da mucha seguridad y hace que aprendas mucho más rápido. En cualquier caso somos muchos los que hemos tenido que aprender por nuestra cuenta. Las nuevas tecnologías son fundamentales para ello: puedes ver trabajos de quien sea cuando sea. Eso tiene su parte positiva, ya que permite abrir libremente las fronteras de la creatividad, sobre todo en cuanto a estilo. Con un mentor es mucho más fácil quedarse encerrado en un estilo y aprender unas técnicas muy concretas. Creo que últimamente han salido tatuadores muy buenos que hacen cosas muy innovadoras. En este sentido, creo que el mundo del tattoo se enriquece. Ahora es más fácil para los clientes encontrar a un tatuador que se adapte a su demanda.

Tus tatuajes actualmente son de un estilo ilustrativo monocolor de línea fina. ¿Cómo ha evolucionado tu estilo hasta aquí? ¿Has experimentado con estilos diferentes o tienes intención de hacerlo?

Es un estilo que me ha gustado desde siempre, desde mucho antes de empezar con los tatuajes. Me gusta lo fino y delicado. Además, me maravilla la ilustración clásica, me encantan los libros de botánica antiguos. Nunca cierro las puertas a probar otras cosas: he puesto toques de color en alguno de mis tattoos o muchas veces, como complemento a las líneas, me sirvo del puntillismo. No veo nada malo en experimentar con otras técnicas, pero tengo muy claro que seguiré fiel a lo que me gusta.

¿Y cómo ha evolucionado tu clientela en este tiempo? ¿Crees que empieza a haber una cultura del tatuaje o todavía hoy se reciben solicitudes absurdas?

Tengo que decir que he notado bastante la evolución de la demanda. Al principio, a modo de práctica, aceptaba casi cualquier cosa. Pero con el tiempo, parece que mis seguidoras y yo hemos evolucionado juntas. Es un pez que se muerde la cola: he aprendido que si me ciño a hacer lo que me gusta, aparece gente a la que le gusta y se crea una especie de fidelidad recíproca. Pienso que la cultura del tatuaje se crea con el vínculo que hay entre las seguidoras y tú. Si sales de esa esfera, me parece que todavía no hay una cultura del tatuaje muy evolucionada. Todavía recibo algunas demandas un poco... curiosas. Y creo que va a ser así siempre.

¿Cuál suele ser el proceso para alguien que quiera un tatuaje hecho por ti?

Creé un formulario web para agilizar el proceso. Al principio recibía demandas por todas partes, pero era insostenible. No podía gestionar bien la información por tantas vías. Así que decidí organizarlo de modo que todo quedase recogido en el correo. Con el formulario conseguí saber desde el primer momento qué tipo de tatuaje quiere la clienta.

A partir de ahí, empezamos a hablar sobre el diseño. Doy mi opinión sobre composición, tamaño, ubicación... hasta que nos ponemos de acuerdo con la clienta (es un trabajo conjunto). El último paso es cerrar una fecha. El día anterior a tatuar yo envío el diseño al e-mail y en ese momento retocamos algo si es necesario. Al día siguiente recibo a la clienta en mi estudio y ahí, delante del espejo, acabamos de determinar la posición y el tamaño exacto del tattoo.

Siempre se genera un clima muy agradable en el momento de tatuar.

Hablas de clientas, en femenino. ¿Es porque sólo aceptas a mujeres, o porque sólo recibes solicitudes de mujeres?

La gran mayoría son chicas, pero tatúo a chicos. No veto a nadie por su género, pero es cierto que a veces, los diseños que me piden algunos chicos no los acepto. No porque sean chicos, sino porque no suelen adaptarse a lo que yo hago. En definitiva, como el 95% de mis clientxs son chicas , prefiero hablar de clientAs , para mi es mas lógico.

Este año ha sido histórico para el feminismo, cada vez se reivindica con más fuerza el derecho a la igualdad en todas las industrias y aspectos de la vida. ¿Hay machismo en el sector del tatuaje?

El feminismo está entrando poco a poco en todos los ámbitos. El mundo del tatuaje no es una excepción. Cada vez hay más mujeres ​que se dan a conocer y aportan nuevas perspectivas que rompen un poco con lo que había hasta ahora. Aunque todavía falta mucho por hacer, esto es muy positivo. ​En mi caso concreto, tengo que decir que nunca me he encontrado una situación machista por parte de compañeros, ni de proveedores de material. Podría decir que todo lo contrario, me he visto muy capaz, válida y me he sentido admirada por la gente que me rodea aunque fueran chicos. En cambio sí he sentido el machismo por parte de clientes hombres, algo bastante absurdo ya que los clientes son los que acuden a ti en busca de tu servicio.

En los últimos años también han salido casos de mujeres que acuden a tatuarse y sufren acoso, e incluso abusos, ¿hay alguna manera de identificar a estos depredadores? Sobre todo al contactar por primera vez, ¿hay indicadores que hagan saltar las alarmas?

Por desgracia esta es una lacra que se sufre en demasiados ámbitos, si no en todos. Personalmente no he tenido ninguna mala experiencia al hacerme mis tatuajes y no sabría decir exactamente cómo identificar a este tipo de gente. Me parece que no hay mecanismos para identificarlos, porque en realidad no hay un perfil exacto. Creo que es importante buscar referencias sobre el tatuador si es la primera vez que vamos a tatuarnos con él. En esta misma línea, si nos pasa algo parecido, SOBRE TODO denunciarlo. Es importante que si hay alguien haciendo este tipo de cosas se sepa y se tomen las medidas adecuadas contra él. Por eso, denunciarlo es imprescindible.

Después de 2 años en esto, ¿has notado que ha cambiado la industria desde que empezaste?

La verdad es que dos años no te dan una perspectiva demasiado amplia para notar los cambios en la industria. Aunque, como venimos diciendo, parece que hay un público que a priori no encajaría en lo que es el tattoo clásico que ahora se está introduciendo gracias al estilo más fino. Las redes sociales están haciendo que cada vez los artistas puedan especializarse más en un estilo concreto ya que nuestro escaparate (Instagram por ejemplo) llega a todo el planeta tierra.

¿Cómo crees que va a evolucionar en los próximos 5-10 años?

Es difícil augurar lo que vendrá en los próximos años, pero yo creo que tendremos cada vez una industria más abierta y adaptada a las demandas de todo tipo de gente.

¿Algo más que te gustaría añadir para terminar?

Sólo añadiría que gracias a comunidades como Tattoofilter, que saben aprovechar el potencial de Internet y las redes sociales, se consigue que el conocimiento del arte corporal prolifere. Hay más cooperación entre artistas y eso enriquece a nuestro mundo.

Si quieres seguir su trabajo, sus giras, o contactar con Mariló para tu próximo tatuaje, puedes hacerlo aquí.

filtrar
close
filtrar porchevron_right
Estilochevron_right
Parte del cuerpochevron_right
Tamañochevron_right
chevron_left volver